La zorra y las uvas

Es voz común que a más del mediodía

en ayunas la zorra iba cazando.

Halla una parra, quedase mirando

de la alta vid el fruto que pendía.

Causábale mil ansias y congojas

no alcanzar a las uvas con la garra,

al mostrar a sus dientes la alta parra

negros racimos entre verdes hojas.

fabulas de samaniego para niños

Miró, saltó, y anduvo en probaduras;

pero vio el imposible ya de fijo.

Entonces fue cuando la zorra dijo:

¡No las quiero comer, no están maduras!

Moraleja: en la vida, no nos podemos poner impacientes y frustrados por alguna situación que no se nos de o se desarrolle como esperábamos, pues es necesario tomar una buena actitud y pensar en que si las cosas no suceden es por algo. Tomarnos esto a la ligera y aceptar que todo lo que pasa, es lo que tiene que pasar, sin necesidad de estar frustrándose por los resultados.

¡Por cierto! Antes de que te vayas, queremos recomendarte esto que seguro que te interesa:

Son una serie de contenidos a parte del que has leído que puede ser interesante para tí ¡Muchas gracias por leernos!

La zorra y las uvas
3.3 (66.67%) 3 votos

¡Comparte ahora en redes sociales!