Los lobos opuestos

El dueño de un establo tenía dos lobos, los cuales tenían diferentes trabajos y labores dentro del lugar. Uno de los lobos, diariamente acompañaba a su amo a las actividades de casa, mientras que el otro se quedaba en el establo para cuidar que no se metiera ningún desconocido a llevarse las cosas o los animales del lugar.

fabulas cortas para niños

Todos los días al regresar de caza, el amo le regalaba un trozo de comida al lobo que se quedaba vigilando el lugar, por lo que el lobo que más trabajaba, no pudo evitar sentirse incómodo y molesto, ya que sin hacer nada, el lobo cuidador disfrutaba de su trabajo sin hacer nada para merecerlo.

Tras su reclamo, el perro que tenía el trabajo de cuidador, le respondió:

-No tienes que reclamarme a mí, sino a nuestro amo, ya que nunca me enseñó a trabajar fuertemente como a ti, por el contrario, me ha acostumbrado a vivir cómodamente del trabajo ajeno, y por los momentos, no me voy a quejar de ello.

Moraleja: pide siempre a las personas que te rodean y que tienen una cierta autoridad sobre ti, que te den una buena preparación y trabajo digno que te permita afrontar de mejor manera el futuro. Recuerda que esforzarte por conseguir las cosas en la vida, siempre será la mejor decisión que puedas tomar.

¡Por cierto! Antes de que te vayas, queremos recomendarte esto que seguro que te interesa:

Son una serie de contenidos a parte del que has leído que puede ser interesante para tí ¡Muchas gracias por leernos!

Los lobos opuestos
5 (100%) 1 voto

¡Comparte ahora en redes sociales!